Bienvenidos
15 febrero, 2016
Mostrar todo

Atención centrada en la persona

ATENCIÓN CENTRADA EN LA PERSONA


¿QUÉ ES?

En el ámbito de la gerontología, la atención centrada en la persona defiende un enfoque en el que el residente se convierte en el eje central del servicio y de las actuaciones de los técnicos-profesionales.

Este enfoque vela por la dignidad de cada persona, por la singularidad de cada residente, y su proyecto vital, dando valor a su biografía y haciendo que sobre esta se cree un plan de atención y vida. Respetando la autonomía de las personas y buscando oportunidades y apoyos para que estos tengan control sobre su entorno y su vida cotidiana. Este enfoque se centra en las fortalezas y capacidades de cada residente y trabaja en esta línea, dejando a un lado sus limitaciones y déficits.

Desde este nuevo enfoque, se persigue alcanzar una óptima calidad de vida para nuestros mayores, dando prioridad a su autonomía ya su bienestar subjetivo.

¿EN QUÉ SE FUNDAMENTA?

  • Tener siempre presente en nuestras actuaciones los deseos y las preferencias de nuestros residentes, reconociendo también el derecho de autodeterminación.
  • La ACP es apoyada por la ética, teniendo como punto de partida la dignidad de la persona, y no perdiendo de vista las bases de la bioética.
  • Sigue las diferentes normativas y consensos internacionales.
  • Conocimiento científico. Se trabaja con la conjunción de las preferencias y de los residentes y con las intervenciones de los diferentes profesionales que han demostrado un beneficio terapéutico para las personas mayores.

¿QUÉ PRETENDE Y CÓMO SE LLEVA A CABO?

Conocer a la persona, apoyar su identidad y su proyecto de vida

  • Es necesario conocer la biografía de la persona, para poder comprender en muchas ocasiones la situación actual en la que se encuentra. Reforzar la identidad de la persona, su imagen, su autoconcepto.
  • Fomentar los planes de atención y vida. Dar valor al proyecto de vida de cada residente.
  • Hacer una escucha activa de los deseos que aún se encuentran pendientes, y apoyar a que en la medida de lo posible se vean realizados.

 

Poner en valor a la persona y visibilizar sus fortalezas y capacidades

  • Proponer actividades, donde salgan a la luz las capacidades personales, para poder desarrollarlas.
  • Adaptar las actividades a las personas según sus capacidades, incluyendo a las que tienen más deterioro.

Favorecer la elección y el control sobre el entorno

  • Mantener sus hábitos y costumbres que generen en él seguridad y bienestar.
  • Informar a su entorno de las actuaciones que se están llevando a cabo con él, inquietudes, deseos, etc.
  • Evitar situaciones que le generen malestar.
  • Interesarse por la opinión de los residentes, estudiar sus preferencias.
  • Solicitar su consentimiento para realizar intervenciones.
  • Utilizar nuevas tecnologías que favorezcan su independencia.

Conciliar seguridad, autonomía y bienestar emocional

  • Conocer muy bien cada caso, para una mejor intervención.
  • No utilizar soluciones generalizadas, ya que cada caso o situación es diferente y tiene sus singularidades.
  • Consensuar las medidas a tomar en cada intervención con el residente y la familia.
  • Conseguir consentimiento escrito, cuando la intervención lleve medidas que entrañan ciertos riesgos, o cuando la persona o familia asume la responsabilidad de una decisión que no apoya el equipo.
  • Analizar cada situación identificando los riesgos-beneficios/protección-seguridad, respecto a su autonomía y bienestar.
  • Buscar siempre el beneficio de nuestros residentes.

 

Beneficios

  • Para las personas mayores

Mejora la calidad de vida de los residentes, y ellos se sienten mejor atendidos por los profesionales.

  • Para las familias

Hacer partícipe a la familia en el plan de cuidados, esto da tranquilidad y mejora la autoestima del cuidador disminuyendo el sentimiento de culpa.

  • Para los profesionales

Se fortalece la autoestima profesional, se crean procesos de mejora e innovación, visibiliza, refuerza y se valoran las buenas prácticas.

Responsabilidad compartida: los logros se comparten, los errores no solo son de los profesionales.

Se crean espacios de comunicación: entre familia-profesionales-residentes. Fortaleciendo relaciones y creando un buen ambiente de trabajo.

Se crean cambios positivos de actitud hacia las familias y residentes.

 



Comments are closed.

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra . “Política de Cookies”

ACEPTAR
Aviso de cookies